Viña sin Mar: 3 opciones para gozar sus parques

Viña del Mar tiene mucho más que la línea costera que le ha dado fama por más de un siglo. Digamos que es un día nublado o que la muchedumbre de las playas te terminó de agotar y quieres menos océano y arenas. Menos gente. La ciudad jardín tiene unas opciones notables en donde el verde resurge –haciéndole honor a su apodo- y que hace olvidar la cadencia sonora de las olas y las gaviotas.

Para esos momentos te entregamos tres datos calados que van más allá de la típica foto con el Reloj de Flores:

Jardín Botánico Nacional

Se ubica a sólo 10 minutos del centro de Viña del Mar. Más de 3000 especies vegetales de todo el mundo te esperan para que te puedas adentrar en una de las colecciones botánicas más importantes del país.

Con más de 360 hectáreas de extensión, son unas 40 hectáreas las que están abiertas al público mostrando sendas colecciones de plantas: cactus exóticos; cerezos en flor japoneses; plantas de la isla de Pascua entre las que destaca el Toromiro, endémico de Rapa Nui y extinto en la isla; rosedales; plantas medicinales; un jardín florar de plantas declaradas como Monumento Nacional y otro dedicado a la palma chilena (Jubaeae chilensis) con 55 ejemplares de gran altura.

Hay visitas guiadas, zonas de picnic, un bosque con juegos aéreos como el canopy y una casa para niños, Ruka-Karu, donde los niños entran en estrecho contacto con el medio ambiente a través de diversas actividades educativas y lúdicas. Abierto a todo público en horario diurno, entre 10 am y 19:30 pm. Camino El Olivar 305.

Quinta Vergara

Emblemático porque en un sector de su geografía se realiza el Festival de la Canción cada verano, pero absolutamente desconocido por la mayoría de los visitantes a Viña que no saben que tiene uno de los jardines más bellos de la zona central de la ciudad.

A pocas cuadras del centro este lugar destila encanto con enormes árboles y cuidados prados con fuentes de agua y esculturas. Creado a mediado del 1800 por Dolores Pérez, cuanta además con una enorme casona que ahora es el hogar del Museo de Bellas Artes de la ciudad. Abierto de Martes a Domingo de 07:00 a 18:00. Errázuriz 563.

Laguna Sausalito

Un referente viñamarino es esta antigua laguna. Afamada por el cercano estadio homónimo de Everton –el equipo local de fútbol-, este parque tiene una historia referida a la familia Vergara, fundadores de la ciudad, que crearon un embalse para regar los viñedos colindantes. Se llamó “La Hacienda“, y actualmente se ha convertido en lugar de deportistas que usan la superficie líquida con 400 mil metros cúbicos de agua para realizar prácticas de ski acuático o paseos en barco. Ojo con la réplica de un vapor, instalada en una de las orilla de la laguna: es el “Missisipi”, pintoresco restaurante.

Comparte:

Deja un comentario