Tres opciones para Kayak en Patagonia

La Patagonia es un lugar mítico repleto de tremendas montañas nevadas, canales de mar que circundan desconocidas islas llenas de bosques, lagos con icebergs flotando o caudalosos ríos que desafían con su fuerza y velocidad. O sea, en resumen, un punto ideal para realizar travesías en kayaks, esas largas embarcaciones en cuyo motor es el poder de los brazos de sus tripulantes.

La diosa fortuna me ha dado la oportunidad de experimentar en tres lugares la emoción de las aguas y el contacto directo con la naturaleza que otorga de manera tan efectiva kayakear. No es necesaria experiencia previa, pero sí es muy necesario ir con guías que conozcan y sepan leer bien las corrientes, además que presten una ayuda si las condiciones se dificultan o hay un volcamiento.

Aunque a primera instancia pareciese que el frío característico de la región fuera un impedimento para navegar, a poco remar el calorcito del braceo calienta todo el cuerpo.

Acá les dejamos las tres opciones, dentro de decenas que hay, y que más felicidad me han otorgado:

1. Estrecho de Magallanes

Los días en que las aguas están calmas y no se levanta viento, son ideales para remar por este histórico paso marítimo que posee varias zonas de remo y operadores que dan todo el equipo y los guías. Recomiendo para los con menor resistencia física, viajes que salen desde los muelles de Punta Arenas y que durante una hora otorga buenas panorámicas de la ciudad. Para los más motivados, el área del faro de Cabo Froward, a unas tres horas de distancia de la urbe, dan una cara más poderosa del Estrecho, con excelentes vista de Tierra del Fuego y de la zona continental cubierta de bosques y del Monte Tarn. Además se pueden ver familias de delfines. Con suerte, ballenas.

2. Lago Grey

Ya el parque nacional Torres del Paine es una gema natural. Y el lago Grey, que está en la zona de la “W”, bajo el macizo del Paine Grande y convertido en el límite sur de Campos de Hielo, es un lugar superlativo. Más aún con la posibilidad de surcar la superficie a bordo de kayaks de travesía y en medio de enormes icebergs de diferente tamaño que flotan a la deriva en el lago. Si esto ya es algo sumamente singular, lo fue más el recuerdo imborrable de meternos dentro de uno de ellos, una especie de enorme cuarto azul en que sólo el goteo del hielo derritiéndose era todo el sonido. Experiencia imborrable.

3. Río Espolón

El poblado de Futaleufú tiene a su emblemático y homónimo río como referente mundial del kayak de aguas blancas. Su cauce poderoso lo hace especialmente propicio para expertos. Pero no es el único lugar para experimentar esta modalidad, también está el menos conocido (pero igualmente hermoso) río Espolón. Con menor dificultad y rápidos de mediano nivel, es una excelente forma de experimentar el poder natural de las aguas patagónicas.

Comparte:

Deja un comentario